Al final de los días…

Sueño y me despierto, comprendo que no he vivido lo suficiente como para analizarme, para comprender lo que le hizo falta a mi vida, veo mis manos y observo el paso de los años, veo las veredas de la vida delineadas en mi rostro, borrosamente observo la imagen en el espejo de un hombre casi seco, la sombra a penas de la vitalidad y la fuerza que algún día tuve.

 

Recuerdo que las tardes eran diferentes, que la vida transcurría mas lentamente, que las personas se atrevían a mirarse a los ojos y que los saludos eran obligados o mas bien deseados. Hoy nadie voltea a ver a nadie, por miedo, por que en esta tierra las cosas son cada vez mas peligrosas. Aquí sentado con mis recuerdos hago un inventario de pensamientos y de sentimientos lleno la despensa, de esos días donde me sentía vivo, de los días donde el amor toco a mi puerta, vestido con unos ojos profundos y oscuros, con un pelo negro y una sonrisa que me cautivo al instante. Recuerdo la tarde en que conocí a quien luego seria mi compañera de aventuras, mi confidente, mi amante mi mujer. Los días transcurrieron, llegaron los años y con ellos sus desafíos, ya no era cosa de chicos, ya no era suficiente con sentir, era necesario vivir. Con la prisa de la vida llegaron los afanes, esa gana entupida de tener todo lo que ofrecen los mercaderes, esos deseos incontrolables por obtener lo que el vecino tiene, donde no es suficiente lo que posees y no posees lo suficiente. Mientras me hundía en un abismo de consumo, trabajo y afán, ella me animaba con sus palabras y hacia que volviera a la cordura, cuando regresaba a casa derrotado, ella me hacia sentir un triunfador, por que después de todo, el mejor triunfo que logre fue haber encontrado el amor y no dejarlo ir.

 

Pero el deseo me descontrolo, cada vez escuchaba menos sus palabras de sabiduría, cada día pensaba mas en lo que quería, mientras con mis actos y mis hechos dañaba y deterioraba lo que tanto me costo construir. Me aleje de todo el bien, deje de escuhar es a voz interna que siempre me guiaba, comencé a hacerme mi propio destino, mientras el egoismo me consumia. La fortuna me sonreia, cada dia tenia mas y mas, no paraba de ganar, hasta que llegaba al tope de mi deseo solo para darme cuenta que habia algo mas que queria. No vi crecer a mis seres mas queridos, los pase por alto mientras me ocupaba de ganar y ganar cada vez mas.

 

Pero el ocaso llego, la salud me dejo y comenzaron a dolerme los huesos, la vista se nublaba cada vez mas, de que me servia tener para pagar los mejores manjares, si no tenia ya el gusto ni la capacidad fisica para digerirlos, tantas mebresias, tantos clubes que ahora me parecia absurdos, estupidos y vanidosos, tanta riqueza acumulada, que hoy no sirve para nada.

Las personas me abandonaron, por que asi es la ley de la vida, los hijos crecen, se van y se casan, solo me quede con mi compañera, mi esposa, mi mujer la unica, la que habia abandonado para hacer mas dinero, la que descuide por al afan de tenerla cada dia mejor, disfrute mucho el tiempo que vivimos juntos en nuestra vejez, hubiera querido tener menos dinero y comprar con el un minuto mas de vida para ella. Pero hoy hace un mes que no esta conmigo, esta dandole alegrias al creador, mientras yo aguardo con impaciencia el dia en que el mismo me recoja para estar a su lado y junto a mi amada.

Todas las tardes me siento en esta silla, observo pasar a la gente con tanta prisa y me pregunto, Por que tanto correr? Que pretenden alcanzar, veo como apresurados y afanados hablan por sus aparatos esos raros con los que se comunican con su gente, ya no hay tardes tranquilas. Todos los dias tomo un poco de aire, le robo un instante a la vida, no se por cuanto tiempo mas me dejara hacerlo, pero al estar aquí sentado en esta vieja silla viendo gente pasar, me doy cuenta de que la vida no ha cambiado, que los problemas siguen y que las soluciones faltan. De que me sirvio correr tanto? Si al final termine sentado….

 

Allan Salinas

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s